Política

La democratización del SNTE.

Gran revuelo han causado en nuestro gremio los movimientos político-sindicales generados en últimos días, para ser más precisos, la semana pasada. En el SNTE la renuncia del presidente del mismo, género suspicacias e inquietud sobre el futuro político de la organización y el posible regreso de la maestra Elba Esther Gordillo a la dirigencia del sindicato más fuerte de América Latina. Tanto tiempo bajo la sombra, le permitió elucubrar las formas por demás maquiavélicas, para diseñar estrategias, alianzas y organizar muy a su estilo, como arremetiera para dar muerte política a quienes según ella, la habían traicionado. Cinco años fueron suficientes para cavar la tumba gremial y social, hasta ahora vacía, pero que seguramente será ocupada por una entidad inerte, despreciable, traidora, odiada no solo por su gremio sino por la sociedad en general cuya lápida, al final de su epitafio llevará las iniciales: EEGM.

La felicidad por la obtención de una libertad negociada condicionada, le quitaron la lucidez de pensamiento y reflexión, a tal grado que llegó a cometer los mismos errores de antaño, con la diferencia de que ahora… ya no era la líder del SNTE.

Todo le ha salido mal. Su bandera: La democratización del sindicato.

Astuta como una zorra, financia y se cuelga del triunfo del Lic. López Obrador; se vale de ex secretarios generales de secciones y nacionales que ella impuso, (claro que no se pueden negar ya que se la deben); pelea por la derogación de la ley del servicio profesional docente, cuando estando ella recibió dinero para aceptarla y difundirla, que para darle una supuesta validez a la personalidad del sindicato, lo único que peleaba, aunque usted no lo crea, era “que se quitara solo una palabra“; abandera la democratización del SNTE cuando la democracia de los estatutos, ella la puso ad hoc para sus intereses y sus allegados.

La maestra Elba Esther no se ha dado cuenta que a su discurso le falta lo más importante para sumar maestros a su proyecto… ¡CONGRUENCIA! se le olvidó que su libertad fue negociada, con el actual y el próximo presidente de la república, no con exlíderes magisteriales a los que estaba acostumbrada a humillar y mangonear. Muy astuta, en días pasados buscaba sacar acuerdos en lo oscurito y ninguno le resultó, algo muy distante a la democracia que ella dizque pregona y busca.

En cuanto a la democracia sindical, nunca en otro tiempo se vió más respetada que bajo la dirigencia del maestro Juan Díaz de la Torre y la ausencia de Elba Esther y hoy, bajo la dirigencia y liderazgo del maestro Alfonso Cepeda Salas, el SNTE está más cerca, de alcanzar el voto universal y secreto, algo que seguramente se querrá adjudicar usted maestra, pero sin la credibilidad del magisterio.


No puedes poner vino nuevo en copa vieja” aprenda maestra del Lic. López Obrador, que usted, sus ex líderes y sus falsos discursos a los maestros ya les saben, por demás ¡avinagrados!

Comment here